En días pasa­dos vi la her­mo­sa pelí­cu­la de Pixar lla­ma­da –en Lati­noa­mé­ri­ca– “Inten­sa­men­te” o Insi­deOut en su títu­lo ori­gi­nal, y la juz­go una pie­za mara­vi­llo­sa, no sólo por la ani­ma­ción, sino por la can­ti­dad de metá­fo­ras visua­les que con­tie­ne sobre el mun­do emo­cio­nal de las per­so­nas. Hubo dos esce­nas que par­ti­cu­lar­men­te me hicie­ron refle­xio­nar y aho­ra escri­bir este artícu­lo, en dichas esce­nas la pro­ta­go­nis­ta era: Tris­te­za.

Recor­dé como cul­tu­ral­men­te –y par­ti­cu­lar­men­te en mi país, Vene­zue­la– la tris­te­za es mal vis­ta. Allí, des­de niños hemos escu­cha­do fra­ses como “Vene­zue­la es un país ale­gre” o “Aquí la gen­te es dema­sia­do feliz”, y sin duda somos un país ale­gre en su gen­ti­li­cio, lo cual es muy sabro­so y tie­ne muchí­si­mas vir­tu­des. Ni hablar del mes de diciem­bre –el mes más ale­gre del año (sin con­tar car­na­va­les o sema­na san­ta… o las vaca­cio­nes de los mucha­chos en agos­to)– en el que la re-unión fami­liar y la cele­bra­ción mar­can la pau­ta.

Ade­más de lo ante­rior nues­tro mun­do rela­cio­nal –en Vene­zue­la me refie­ro– prác­ti­ca­men­te prohi­be o cen­su­ra la Tris­te­za. Bas­ta que le cuen­tes a un ami­go el moti­vo de tu pesar para que éste te sal­ga con un “no le pares cha­mo, vamos a tomar­nos algo para que se te pase”, para que se pase la Tris­te­za. Nun­ca fal­ta el que con un “meren­gui­to” quie­ra “ani­mar” a quien sim­ple­men­te se encuen­tra tris­te.

A pesar que la emo­ción favo­ri­ta de nues­tra cul­tu­ra es la Ale­gría, Tris­te­za per­sis­te. En una diver­si­dad de situa­cio­nes que no vie­nen al caso, he vis­to recien­te­men­te como pro­duc­to de “la situa­ción país” muchas per­so­nas expre­san que lo que sien­ten es: Tris­te­za. No a todas las per­so­nas la mis­ma situa­ción les deto­na la mis­ma emo­ción. Sin embar­go, por más que nos esfor­za­mos en decre­tar la Ale­gría, la Tris­te­za apa­re­ce y des­de mi mira­da no la esta­mos dejan­do hacer su tra­ba­jo, por­que aun­que nos resis­ta­mos, Tris­te­za tie­ne un rol que desem­pe­ñar en nues­tro mun­do emo­cio­nal, sea per­so­nal o colec­ti­vo.

Tristeza Intensamente

Foto: Tris­te­za, en la pelí­cu­la “Inten­sa­men­te” de Pixar.

La Tris­te­za, su rol en nues­tro mun­do emo­cio­nal

La Tris­te­za tie­ne un papel pro­ta­gó­ni­co en nues­tro mun­do emo­cio­nal. Tris­te­za es quien nos dice lo que hemos per­di­do y nos ayu­da a valo­rar­lo, la que nos ayu­da a encon­trar sen­ti­do a nues­tra vida, la que nos per­mi­te refle­xio­nar sobre el mis­te­rio de la vida y la muer­te, re-cono­cer a los que nos die­ron tan­to y ya no están.

Hacien­do equi­po jun­to a otras emo­cio­nes, la Tris­te­za es vital para los pro­ce­sos de apren­di­za­je trans­for­ma­do­res y crea­do­res de cons­cien­cia. ¿Cómo podría­mos dar­nos cuen­ta, sin vivir la Tris­te­za, de vie­jas heri­das que ocu­rrie­ron en el pasa­do y que aún hoy nos due­len?. Sin Tris­te­za no podría­mos tomar cons­cien­cia de esas heri­das de tiem­pos ante­rio­res en nues­tro vivir, para sanar­las hoy, per­so­nal, jun­to a otro o como socie­dad. Sin Tris­te­za no podría­mos valo­rar el país, la fami­lia que hemos deja­do atrás al emi­grar y mirar­los des­de la dis­tan­cia.

Lo que sole­mos hacer es que no le damos legi­ti­mi­dad a la Tris­te­za, la inha­bi­li­ta­mos en nues­tro mun­do emo­cio­nal. Y lo hace­mos por­que el Mie­do –otra emo­ción impor­tan­te e inten­sa– la des­pla­za del man­do. Deja­mos de escu­char a Tris­te­za, aten­der su men­sa­je por el Mie­do a que ella se trans­for­me en un esta­do de áni­mo, es decir, a que se haga per­ma­nen­te, que este­mos tris­tes no cuan­do nos enfren­ta­mos a deter­mi­na­das cir­cuns­tan­cias, sino que de for­ma indi­fe­ren­te a esas cir­cuns­tan­cias, siem­pre este­mos tris­tes. Esta­do en el que pode­mos entrar pro­duc­to de nues­tras inter­pre­ta­cio­nes sobre la vida o noso­tros mis­mos, pero este “deta­lle” es para otro artícu­lo de Coaching.

Entre­te­ner a Tris­te­za, dis­traer­la, dejar de escu­char la emo­ción que nos conec­ta con nues­tro sen­ti­do de vida, sólo trae como resul­ta­do lo que –des­de mi mira­da– he obser­va­do estos días en muchas per­so­nas: depre­sión. En otros casos indig­na­ción, vio­len­cia, angus­tia y cla­ro, mie­do. Con el con­se­cuen­te impac­to per­so­nal y colec­ti­vo.

¿Qué sig­ni­fi­ca que la Tris­te­za haga su tra­ba­jo?

Per­mi­tir­nos conec­tar con el silen­cio que ella exi­ge para actuar, obser­var al mun­do con dis­tan­cia para poder valo­rar lo que tene­mos y lo que hemos per­di­do. Con­cien­ti­zar su paso len­to por nues­tro mun­do emo­cio­nal y obser­var lo que nos rodea como si fue­ra la pri­me­ra vez. Reco­no­cer en nues­tro cuer­po las mani­fes­ta­cio­nes de Tris­te­za, esa gar­gan­ta con un nudo, el esca­lo­frío que nos estre­me­ce de for­ma mis­te­rio­sa. Via­jar gra­cias a Tris­te­za a esos espa­cios de nues­tra alma vin­cu­la­dos al sin­sen­ti­do, la des­es­pe­ran­za, la peque­ñez de nues­tro exis­tir para que al final de ese via­je poda­mos conec­tar con la gran­de­za, el pro­pó­si­to de la vida y final­men­te, la cali­dez de la espe­ran­za.

La Tris­te­za nos lle­va­rá al llan­to y des­de la vul­ne­ra­bi­li­dad a tra­vés de él, toca­re­mos nues­tra impo­ten­cia, para lue­go agra­de­cer­le la mis­te­rio­sa, espi­ri­tual y fres­ca nue­va volun­tad que nos trae y que nos habi­li­ta­rá para con­ti­nuar con el camino de nues­tra pro­pia vida.

Si de aho­ra en ade­lan­te te ani­mas a legi­ti­mar a Tris­te­za, a acep­tar­la como un her­mo­so rega­lo del vivir, a dar­le el espa­cio para que haga su tra­ba­jo, qui­zá enton­ces pue­das ver como sua­ve­men­te se reti­ra para que Ale­gría vuel­va a hacer el suyo.

Jesús MaceiraEscri­to por:
Jesús Macei­ra
Coach Onto­ló­gi­co Pro­fe­sio­nal
Sígue­me en Twit­ter: @JESUSMACEIRA


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *