El otro día, estan­do en casa y, a pesar de no ser faná­ti­co, me dedi­qué a ver un jue­go de fút­bol; cap­tó mi aten­ción que en las tomas de las tri­bu­nas, los faná­ti­cos hacían reve­ren­cias a Mes­si; tal fue mi impac­to al ver aque­llo que deci­dí qui­tar el volu­men, para no oír a los comen­ta­ris­tas, y obser­var con dete­ni­mien­to aque­lla suer­te de cere­mo­nia don­de los faná­ti­cos, bra­zos en alto, se incli­na­ban rít­mi­ca­men­te, al uní­sono, en señal de ala­ban­za, a la vez que leía sus labios que repe­tían como una leta­nía: ‘Meeeessi….Meeeessi…’

Líder Personal

Foto: Lio­nel Mes­si, Fut­bo­lis­ta

Pare­cie­ra que los seres huma­nos somos en gene­ral pro­cli­ves a con­ver­tir­nos en segui­do­res, faná­ti­cos, devo­tos en oca­sio­nes, de orga­ni­za­cio­nes o de per­so­na­jes, algu­nas veces por admi­ra­ción y otras tra­tan­do de iden­ti­fi­car­nos con esa per­so­na de tal for­ma que, reco­no­cien­do sus capa­ci­da­des y habi­li­da­des, mime­ti­zar­nos con ella, com­pen­san­do así nues­tras fal­tas, ausen­cias o fallas, dejan­do de esta for­ma de lado ele­men­tos impor­tan­tes, inclu­si­ve más impor­tan­tes: nues­tro pro­pio ser, nues­tra esen­cia, sin caer en ego­cen­tris­mo exa­ge­ra­do, Enton­ces: ¿qué debe­ría­mos hacer?: Pues tomar inme­dia­ta­men­te con­cien­cia que lo más impor­tan­te en nues­tra exis­ten­cia, pues de allí par­te toda rela­ción con nues­tro entorno, somos noso­tros mis­mos; sin noso­tros, el res­to de las cosas no tie­ne fun­da­men­to, sen­ti­do o razón de ser.

 

La Con­cien­cia de ser tu Líder Per­so­nal

Sin impor­tar cuál es nues­tra ocu­pa­ción o razón de vida, para pres­tar ser­vi­cio, y todos de una u otra for­ma lo hace­mos a dia­rio, ¿de que debe­ría­mos ocu­par­nos?, Sim­ple­men­te de estar bien, en sin­to­nía per­ma­nen­te con nues­tra esen­cia; ello impli­ca un ade­cua­do balan­ce de bien­es­tar cog­ni­ti­vo, emo­cio­nal y cor­po­ral, ade­más de la con­vic­ción que somos nues­tros pro­pios líde­res y que, sin ello, no pode­mos ser líde­res de otros, enten­dien­do lide­raz­go como la capa­ci­dad de guiar, influir e ins­pi­rar a los inte­gran­tes de nues­tro entorno para lograr ese fin común y con­sen­sua­do.

Y, en esa prác­ti­ca de lide­raz­go y de ser­vi­cio, que pudié­ra­mos apro­xi­mar a la inte­li­gen­cia espi­ri­tual – com­ple­men­ta­do la inte­lec­tual y la emo­cio­nal – debe­mos hacer­nos res­pon­sa­bles, pro­ta­go­nis­tas, de nues­tras accio­nes del deve­nir dia­rio; no pode­mos seguir actuan­do como víc­ti­mas (“no lle­gué a tiem­po por­que el trán­si­to no me dejó”) sino como pro­ta­go­nis­tas, líde­res, de nues­tra vida (“lle­gué tar­de por­que no tomé sufi­cien­te pre­vi­sión al salir, dis­cul­pe la tar­dan­za”).

Cuan­do comen­ce­mos a poner en acción la res­pons-habi­li­dad –la habi­li­dad de res­pon­der y res­pon­der­nos de mane­ra incon­di­cio­nal– comen­za­rá un camino de apren­di­za­je, enten­di­do como la for­ma más sutil de cam­bio per­so­nal, y de ser­vi­cio a noso­tros y, en con­se­cuen­cia, a nues­tra fami­lia, ami­gos, cola­bo­ra­do­res, super­vi­so­res… extra­ños. Ade­más comen­za­rá a con­so­li­dar­se ese líder pro­pio, ese ído­lo, al cual debe­mos res­pe­to, devo­ción, admi­ra­ción, acom­pa­ña­do todo ello de humil­dad. Así tam­bién se cons­trui­rán mejo­res seres huma­nos, mejo­res comu­ni­da­des, fami­lias, empre­sas, orga­ni­za­cio­nes… paí­ses.

Y, ade­más de ala­bar, mere­ci­da­men­te, a Mes­si, o al juga­dor o ído­lo de nues­tra pre­fe­ren­cia, esta­re­mos ala­ban­do a ese ser mara­vi­llo­so que somos cada uno de noso­tros.

¿Nos atre­ve­mos? ¿Comen­za­mos ya? Ala­bé­mo­nos a noso­tros mis­mos median­te el lide­raz­go per­so­nal.

Refle­xio­nes

  • Pre­gún­ta­te: ¿Estoy sien­do mi pro­pio líder?. ¿Cómo estoy actuan­do con­mi­go, con los dife­ren­tes gru­pos o equi­pos con los cua­les me rela­ciono? ¿Qué opi­nan esos gru­pos y equi­pos de ti como líder?.
  • Si no: ¿Qué te lo está impi­dien­do? ¿Qué accio­nes espe­ci­fi­cas, te plan­tea­rías para ser­lo a cor­to pla­zo?.
  • Apren­der nue­vas cosas y ver la vida con otros ojos son meca­nis­mos suti­les de cam­bio per­so­nal hacia el lide­raz­go per­so­nal.
  • Si te obser­vas, o pides a otros lo hagan: ¿Qué crees te está impi­dien­do apren­der o tener una mira­da dife­ren­te ante lo que te suce­de?. ¿Qué crees te dirían ellos?.

Escri­to por:
Ing. Ger­mán Álva­rez Cádiz
Coach Onto­ló­gi­co Pro­fe­sio­nal
@galvarezcadiz


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *