Re-inge­nie­ría”, “Mar­ke­ting”, “Satis­fac­ción del Clien­te”, etc. Millo­nes de libros se ven­die­ron, y con­fe­ren­cias de los gran­des “gurús” se dic­ta­ron en todo el mun­do. “Nor­mas” DIN, ISO etc., se impu­sie­ron esta­ble­cien­do “COMO DEBÍA SER” una empre­sa y sus pro­duc­tos o ser­vi­cios, o lo que “TENÍA QUE HACER”. Si cer­ti­fi­ca es BUE­NA y CON­FIA­BLE, si no, NO.

No quie­ro decir que esto fue­se malo. Ha traí­do resul­ta­dos posi­ti­vos –aun­que en muchos casos vimos frau­de, por­que el cer­ti­fi­car era y sigue sien­do, sinó­ni­mo de ven­der más–. Aho­ra, si obser­va­mos pro­fun­da­men­te, casi todo el foco está en: “Los Resul­ta­dos”, “El Éxi­to”. Y den­tro de un para­dig­ma: “LA RAZÓN”, “EL CUM­PLIR”, “EL DEBER HACER” y “El DEBER SER”. Y… ¿Qué pasa del otro lado del mos­tra­dor?, ese espa­cio pue­de ser: colo­car mul­tas, aten­ción al públi­co o un call cen­ter reci­bien­do todo el día lla­ma­das de per­so­nas que se que­jan (ser­vi­cios públi­cos o pri­va­dos), qui­zá lide­ran­do a un gru­po de per­so­nas que no están “bien capa­ci­ta­das” o satis­fe­chas, tra­tan­do de resol­ver situa­cio­nes, per­so­nas que no saben si pue­den cum­plir las expec­ta­ti­vas pues­tas por otros.

Capacitar

La dife­ren­cia entre capa­ci­tar ver­sus crear espa­cios de apren­di­za­je

En pro­gra­mas de capa­ci­ta­ción, es común escu­char temas como: “Visión y Misión de la Empre­sa”, “Con­duc­ción por Obje­ti­vos”, “Lide­raz­go Efec­ti­vo”, con aná­li­sis de casos de empre­sas, o de gran­des per­so­na­jes que se mues­tran como ejem­plo. Yo emplea­do, o Ud., o cual­quier per­so­na de su empre­sa, ¿Qué sien­te?, tal vez nos este­mos hacien­do pre­gun­tas, como: ¿Y yo qué?, ¿Para que me sir­ve esto a mí?, ¿Me gus­ta lo que hago?, ¿Se valo­ra?, ¿Estoy tra­ba­jan­do don­de quie­ro? (y como quie­ro), ¿Cuál es mi Visión de Futu­ro?, ¿Coin­ci­de con la de la Empre­sa?, ¿Y mi vida pri­va­da?, ¿Es satis­fac­to­ria la coti­dia­ni­dad en mi tra­ba­jo?, ¿Y las rela­cio­nes entre las per­so­nas?, ¿Qué pasa en mi cuer­po cuan­do todo esto no me gus­ta?.

El apren­di­za­je

¿Qué rela­ción tie­ne esto con mi pro­pia satis­fac­ción, moti­va­ción y el apren­der?. Tie­ne que ver con lo que lla­mo “El Sen­ti­do del Ser Humano”. Gene­ra­mos con­ti­nua­men­te creen­cias y patro­nes por­que nos dan res­pues­tas a aque­llo que le tene­mos mie­do. Esto nos tran­qui­li­za y orde­na por un tiem­po. Pero si esto no alcan­za crea­mos –o des­cu­bri­mos– algo nue­vo y las cam­bia­mos por otras y otras… y así inde­fi­ni­da­men­te. Por eso, tal vez, hoy uno de los gran­des temas de la capa­ci­ta­ción sea: “EL CAM­BIO”. Pero éste es cada vez más ver­ti­gi­no­so, ines­pe­ra­do y con­tra­dic­to­rio.

Mode­los y creen­cias que nos sir­vie­ron has­ta hace poco –muchas de ellas comer­cia­les– caen con­ti­nua y abrup­ta­men­te, dan­do espa­cio a otros que a veces nos cues­ta com­pren­der. Todo esto es total­men­te opues­to a esa nece­si­dad del Ser Humano rela­cio­na­da a: “la cer­ti­dum­bre”.

Hoy, se han abier­to nue­vos espa­cios. Ha sur­gi­do la nece­si­dad de revi­ta­li­zar LAS FOR­MAS DE APREN­DER y escu­char esas pre­gun­tas, sus mode­los y posi­bi­li­da­des. Tam­bién son impor­tan­tes los avan­ces en dis­tin­tos cam­pos cien­tí­fi­cos como la Antro­po­lo­gía, la Bio­lo­gía del Cono­ci­mien­to y Las Emo­cio­nes, la Filo­so­fía y la Onto­lo­gía del Len­gua­je, la Pro­gra­ma­ción Neu­ro­lin­güís­ti­ca, Inves­ti­ga­cio­nes sobre las Inte­li­gen­cias, etc. Des­de estos espa­cios que con­flu­yen, des­de Con­sul­to­ra ALAS sos­te­ne­mos hoy en día que: “El Ser Humano es una uni­dad bio­ló­gi­ca que se crea cons­tan­te­men­te a Sí MIS­MO” (la auto­po­ie­sis de Matu­ra­na). Que el ser Humano es el resul­ta­do de sus Accio­nes y la Coor­di­na­ción de accio­nes con otros. Nues­tro pro­pio Ser, está com­pues­to de sis­te­mas todos conec­ta­dos, y que pode­mos obser­var más cla­ra­men­te des­de la Psi­co-Neu­ro-Endo­crino-Inmu­no­lo­lo­gía, el Ser Humano es una tota­li­dad que debe­mos escu­char en los espa­cios de apren­di­za­je.

El Ser Humano en los espa­cios de apren­di­za­je

Si somos cons­cien­tes de esto, enton­ces pode­mos com­pren­der­lo como un fenó­meno bio­ló­gi­co inte­gral y no pura­men­te racio­nal –y así tam­bién en la Empre­sa–. Este nivel de cons­cien­cia en los espa­cios de apren­di­za­je sir­ve para obser­var y cono­cer la rele­van­cia de las emo­cio­nes y con­ver­sa­cio­nes, sos­te­ni­das por un cuer­po físi­co –per­so­na, empre­sa u orga­ni­za­ción–, y de como éstos domi­nios o cohe­ren­cias (Cuer­po, Emo­cio­nes y Len­gua­je) influ­yen en la Toma de Deci­sio­nes, en las Accio­nes y sus Resul­ta­dos.

Por ello des­de Con­sul­to­ra ALAS pro­po­ne­mos, en vez de dise­ñar espa­cios de medi­ción y eva­lua­ción, desa­rro­llar y dise­ñar Espa­cios de Apren­di­za­je Con­ti­nuo don­de se obser­ve y legi­ti­me al “Ser Humano” como un todo. De esta mane­ra, tal vez, poda­mos poten­ciar las com­pe­ten­cia y habi­li­da­des per­so­na­les, y en con­se­cuen­cia a la Orga­ni­za­ción en el Logro de los Obje­ti­vos que se pro­pon­gan, prio­ri­zan­do sobre todo la ¨Cali­dad de Vida¨, obser­van­do al pro­ta­go­nis­ta fun­da­men­tal: el Ser Humano.

Daniel ElfenbaumEscri­to por:
Daniel Elfen­baum
Coach Onto­ló­gi­co y Direc­tor
Con­sul­to­ra ALAS


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *